Según sus materiales, que pueden ser en todos los casos naturales o sintéticos, existen varios tipos de colchones. 

-Colchón con viscoelástica:

El más recomendado y el que tiene preferencia en el catálogo de Viscokalma.

Son colchones Adaptables y antideformables, los más cómodos y los más indicados para personas que se mueven y dan vueltas en cama o duermen de lado, con problemas de espalda, musculares y articulares. Es también la opción más aconsejable para las camas más grandes y aquellas que son compartidas por dos personas (de matrimonio). La clave es que este material se adapta a las zonas con más peso.

Existen varios grosores.

-Colchón con muelles:

Son más duros que los colchones con viscoelástica, pero también son los que tienen precios más bajos.

Constan de una serie de muelles anclados bajo la superficie, con varias capas que los recubren (algunos también cuentan con viscoelástica) para que no los notemos, y cuantos más muelles tenga un colchón se añade más comodidad y confort

Como último apunte, decir que aunque tenemos en memoria los colchones de toda la vida, aquellos que se acababan deteriorando y a los que les notábamos los hierros en la espalda con el paso del tiempo, los actuales poco o nada tienen que ver con ellos. Hoy día se construyen no sólo con otros materiales sino con otro diseño. Por lo tanto son además de duraderos, cómodos y una alternativa a los otros modelos. 

Son además los colchones más indicados para usuarios con problemas serios de espalda por su firmeza. 

-Colchón con látex:

Este tipo de colchones son también adaptables y vuelven a su posición al igual que los viscoelásticos (aunque son algo más duros que éstos). Su facilidad radica en que son bastante maleables y pueden enrollarse o guardarse mejor. 

-Colchón de espuma:

Son quizás los más baratos de todos los modelos. Depende aquí su grosor, aunque la mayoría de los usuarios acaban optando con el tiempo por una solución mayor. Fabricados normalmente con poliuretano, suelen adaptarse de un modo excepcional al peso del usuario, volviendo de nuevo a su forma original.

Eso sí: no es la opción más recomendable si es nuestra cama a diario.